viernes, 29 de mayo de 2009

Los libros siempre los libros


Después de miles de millones de años -como si hubiera sido en alguna otra era geológica-, nos encontramos Clara, Betty y yo. Ellas hablan de mí con una memoria que yo misma perdí en algún rincón de mi historia. Me cuentan cosas que no puedo recordar y van construyendo una imagen de mi adolescencia que me permite explicar el presente como muchas veces deseé hacer. Lenta aparece en mi corazón una chica que iba y venía con total soledad -ellas dicen libertad, yo prefiero denominar abandono- y que les enseñó lo que supieron de literatura más que ningún profesor. Hablan de cartas, de fotos, de subsuelos en teatros, de faltas durante el '76, hablan de lecturas hasta la madrugada, de lecciones dadas para que no les tomaran a ellas. Hablan de mi intelecto y mis palabras. Y en ese recuerdo encuentro a la Julieta que soy hoy, a la que llegó en aquel '77 a la ventanilla de la Facultad y en vez de decir Historia tuvo la brillante iluminación de decir Letras y abrir el camino de la construcción de una identidad. Por alguna razón que todavía no termino de comprender, la vida me cruza con mis orígenes y siempre están llenos de palabras y libros, siempre están llenos de soledad y profundos momentos. Siempre fui yo, pero -a veces- no lo puedo recordar. Quedamos en vernos en un mes papeles mediante. Debo empezar a buscar con paciencia arquelógica en las eras geológicas que no me he atrevido ni siquiera a mirar

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...