Salman Rushdie

Ésos fueron los factores que libraron a Ormuz Cama de los lazos ordinarios de la vida familiar. De los lazos que nos estrangulan y que llamamos amor. Al soltarse de aquellos lazos familiares, se hizo libre, con todo el dolor que acompaña al proceso.
Sin embargo, lo que queremos es amor y no libertad. Entonces, ¿quién es más desgraciado? ¿El amado, al que se le da lo que su corazón desea y tiene que temer luego siempre su pérdida, o el ser libre, con su libertad inesperada, desnudo y solo entre los ejércitos cautivos de la tierra? La frontera de la piel, sábelo, pequeño, no hay perros que te la guarden.
El suelo bajo sus pies

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes