viernes, 29 de mayo de 2009

Vueltas del tiempo

¡Cómo vuelven los tiempos!
Como si fueran remolinos de aire remotos que se acercan en las grupas del cielo.
Y traen en su lomo cajas repletas de recuerdos, de silencios, de cuánto te quise, qué mirada tenías, cuántas palabras dichas, cuántas escuadras rotas, cuántas casas balcones julietas que eran todavía chiquititas pero eran.
Lo sorprendente es que todo sucede así, en un espasmo: me devoré tantos años que pasaron como luz en mi garganta y fue un abrazo tibio tornándose caliente buscando los secretos de tantísimos años.
Y de repente tuve los ojos llenos de lágrimas y me reí y se pusieron rosadas las mejillas como suaves manzanas.
De todos los instantes se anegaron los labios: fueron ráfagas de calles de avenida Los Incas de colegio primario de vereda en la que todavía veo jugar a mis hermanos.
Yo todavía guardo una selva en mi alma y cada día cae la lluvia el sol el aire sobre mis lianas por donde vuelan furibundas las mariposas negras y anaranjadas de la que era entonces de la que soy ahora.
Si me fuera posible, te invitaría a mirar dibujitos mientras tomamos un nesquick con vainillas y por debajo de la mesa te tocaría para ver qué se siente cuando se es chico y el mundo todavía hace ruido a papel de regalo y a moños.
Desde mis nortes y mis sures, a mis estes y oestes que saben a agua, a tarde de otoño, a piedra, a viento, yo sólo espero la vuelta de una página.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy unos días en Buenos Aires (hasta el 7/6) y vuelvo. Llamame a lo de mi hermano. Quiero verte. Sé que viajás y me gustaría que nos veamos cuando estés en Madrid. No seas mala (como siempre, Giulietta...!)
Diego

Julieta Pinasco dijo...

Diegus: Si yo supiera dónde anoté el teléfono de Nacho... Mandámelo en un mail y te llamo. Y no soy mala: soy simpática, super entretendida, buenísima, la más sociable del grupo, muuuuuy educadita, nada inconveniente...¡Una joya de la corona, mirá vos! Qué bueno que estés acá. En Madrid, más bien que quiero verte. Escribimne y te llamo de inmediato.
Te quiero, Diegus.

Anónimo dijo...

Ya te lo mandé a este mail. Te extraño, nena, nenita. Espero que me llames, Giulietta degli spiriti. Te amo.
Diegus

Mónica Volonteri dijo...

Un texto precioso y tierno.
Moni

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...