Feliz día, papá


Papá:
Otro año más y mañana es tu día. A veces pienso cómo me abrazarías en estos días en que el mundo se torna extraño y complejo. Las cosas son cada vez más difíciles, papá, y me falta el brillo de tus ojos grises y tu silencio que me enseñó qué era eso de hacerse cargo y estar detrás, pero estando. Todos los días hay un instante en que te pienso y me digo qué mal que justo vos te moriste, que justo vos te entregaste a la tristeza, que justo vos no estás cuando yo todavía te necesito. Nada me gustaría más que poder volver a oprimir ese timbre de la calle Olleros para sentirme cuidada y protegida por tu abrazo, para que en medio de tu pecho el mundo cese de buscarme y llegue alguna especie de paz y de alegría. Te quiero más que nunca. Te seguiré queriendo eternamente, papá. Y desde acá, a vos que ya no estás, te envuelvo con mi corazón para entibiarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes