Liviana y breve

Estábamos ahí, en el frío, junto al fuego. Tuve ganas de abrazarte y, sin embargo, había una distancia trazada milimétricamente mientras las horas se caían como tejas en medio de la noche que se iba poniendo. A veces soy extraña y carezco de sutilezas; en otras, soy un agua que se escurre por una alcantarilla...siempre liviana y breve.

Comentarios

Malena ha dicho que…
qué lindo

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes