Para vagar por Asia


Porque dijiste que conmigo querías todo, hasta vagar por Asia, y te largaste a reír.

Té de jengibre en los arrozales de Indonesia.
Con el agua hasta el cuello, hundidos en humedad.
Y un aire pétreo e inmemorial en los palacios reales de Bangkok.
Oscuro viento en las calles clarísimas de Brunei con el mar que se pega contra la piel.
Y siempre quise estar en Singapur cuando los perros le ladran a la luna oriental.
Y perderme en las aguas estremecidas del Japón donde nacen los peces plateados de nombres repentinos.
Un elefante se abraza con otro en las playas doradas de Vietnam.
Y beberemos té mientras nos mojan las lluvias en Bangladesh.
Y diremos palabras en idiomas imposibles mientras la jungla de Camboya nos hunde en la ausencia del tiempo.
Y reiremos hasta llorar y lloraremos para reír después.
Y nos invadirá el silencio mientras bebemos té de jengibre con el arrozal en el agua del alma.
Volveremos a andar en bicicleta y naceremos mil años hacia atrás.

Comentarios

Macachines ha dicho que…
una joyita de texto julieta.

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes