sábado, 4 de julio de 2009

Empieza la travesía




Desde ayer, en que salí del colegio, tuve la sensación extraña de que ya me había ido. Tal vez debería sentir una alegría y una excitación desbordantes...pero lo que llena mi corazón es una rara mezcla de miedo, dolor y melancolía por lo que queda acá y no va conmigo y de esperanza, deseo y curiosidad por lo que me aguarda allá.
Cuando los sueños salen por la puerta de cuerno y se hacen reales una siente temor porque trata de pasar por la cabeza, lo que sólo está en el corazón. Hace tiempo que este deseo está escondido en mi alma y ahora lo veo encarnarse y me da miedo que no sea tan perfecto y claro como lo soñé y deba pasar, irremediable, por la puerta de marfil.
Ha llegado el momento de dejarse atravesar por el viento de las emociones, de que penetren mi piel los colores de un verano desconocido, de que me perforen los tímpanos los sonidos acristalados de voces que no conozco, de que me rebasen los perfumes, las caricias, las páginas leídas y las soñadas, el amor que siempre es una verdad que no termino bien de comprender.
De ahora en más -y no hablo de este mes exclusivamente- mi alma desea estar en disponibilidad.

2 comentarios:

Macachines dijo...

Buen viaje Julieta, y déjate llevar por esa travesía, que te sorprenda a cada paso, que supere lo soñado, seguramente.

besos

Mónica Volonteri dijo...

Tranquila Julieta, te va a ir bien, nadie la pasa mal de vacaciones en París. Let it go. No permitas que la ilusión del movimiento te vuelva más insoportable, la quietud, ni viceversa: que el miedo a la quietud te paralice el movimiento.
Gorda, relax and enjoy.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...