domingo, 26 de julio de 2009

Maxime est à Avignon

Maxime Dejoux-Guidot
Festival de teatro
Avignon
Julio 2009

Hace verdadero calor. Salimos de la pileta para cruzar el Rhône con el barco y ver a Maxime en Avignon. Su espectáculo, dice Pablo, tiene "esos" horarios. Las 17 y 30 pesan como un golpe de sol en la nuca. Pasamos intramuros y nos internamos en intactas callecitas de papas ya muertos. En un recodo, donde hay un hueco cavado en la piedra viva, nos detenemos. Mientras las niñas se acomodan, aparece Max. Solo, en medio de una ciudad medieval viva, él pone su cuerpo, su voz y su alma en las palabras que lo desbordan. Muchas se me escapan, disueltas en el abismo de una mente que se demora en entender; pero otras llenan mis ojos de lágrimas y mi corazón de emoción. Al finalizar nos abrazamos tan fuerte que no queda espacio de alma por ocupar. "Julietá, je suis content de te rencontrer", il m'a dit. Lo beso porque me ha regalado, en el día de mi cumpleaños, un instante de lumnosidad. En una lengua que compartimos nos alegramos juntos de vernos y nos prometemos otra vez más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...