lunes, 27 de julio de 2009

Mon anniversaire/ Mi cumpleaños

Y se supone que viene a ser algo así como la mitad: el antes y el después; el ahora o nunca. Nos íbamos de viaje por cuatro días así que, cuando Lou y Maïa se levantaron, soplé las primeras velitas y pedí mis tres deseos. Recibí regalos hermosos junto con el gateux au chocolat (Pablo tuvo la delicadeza de cinco velitas rosadas cuando me había augurado una torta que iba a parecer Vietnam después del napalm). me dio una mouleskine, que es una libretita de cuero negra para escribir que usaban los escritores a mediados del siglo XX; una bolsita de que contenía una hadita de oro antiguo para mi cuello con las alas celeste pálido y , chan chan chan, una lapicera Dupont color azul noche con una pluma bellísima y tinta. Mi hermano me conoce y sabe lo que me hace feliz. Maïa y lou me dieron sus dibujos; Manette, una cruz de Camargue, nos abrazamos todos y partimos a Avignon. Manette me mostró cada recodo como una ofrenda para mi intelecto y mi corazón enamorados. Me encontré con Maxime. Recorrimos medio Avignon buscando un lugar para la gran cena de cumpleaños. Finalmente llegamos a "La Cuisine du dimache", a una sala con seis lugares, finas y antiguas copas de cristal y una larga mesa de madera. Manette, Pablo, Max y yo brindamos con champagne francés. Comimos como reyes en la Sala Real de nuestro propio Palacio. Para el postre: crema de mascarpone y frutas rojas. Vino con una velita anaranjada y un camarero marsellés que me cantó en español. ¡La verdadera felicidad! Volvimos caminando a medianoche por un Avignon iluminado y lleno de gente que se agrupa para beber y oír música. Sé que esta mitad será muchísimo mejor. Sans doute!

1 comentario:

Macachines dijo...

Que precioso cumpleaños!!!

felicidades

Juanca

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...