sábado, 12 de septiembre de 2009

Alegría

Todo se vuelve índigo violento en cascada cayendo sobre mí que estoy mojada que me deshago que me disuelvo en oleadas de azules transparentes. Voy por ahí con mis huesos teñidos de añiles sutilísimos y con una pluma estilográfica con la que escribo palabras nuevecitas en mi piel. Nos hemos dicho cuadraditos de verbos para morirnos de risa cuando nos abrazamos después de tantas conjugaciones parpadeantes en este finísimo cristal. Nos lanzamos sustantivos que se desmoronan cuando se mezclan los enjambres de nuestras moléculas brillantes en eclosión bajo el sol nocturno que nos fija en el aire. Cada mañana vuelo en alas del color de tus ojos que me hablás me escribís me decís me invadís para ver con mis ojos cuáles son las texturas de mi mundo anegado de vos. No necesito nada más que tu mano en la que quepo como un ovillo de algodón ultramarino para desenlazarme con una cometa que vuela en entera libertad. Hay vueltas de nubes en el cielo que inaugurás para mí y yo me voy a sentar a beberlas en mi cama blanca donde ahora dormís.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...