Avispas


Blablablabla
las palabras me zumban en la cabeza como avispas insidiosas
y todos dicen que blablablabla...
sólo digo que hay una piel y es la misma que llevo desde hace muchos años
que mi boca no se va a abrir para decir ninguna cosa
excepto para besar y besar
lejos de las palabras de las avispas que revolotean enardecidas
Yo danzo en medio de sus zumbidos con mi cintura frágil
y mis brazos son alas que me sirven para bailar.
Las avispas tienen corta vida
y nunca supieron hacer miel.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Que hable que diga esa malvada.
Muy hermoso lo que escribes siempre
Desde Veracruz
Juan Francisco López Arraya

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes