sábado, 19 de septiembre de 2009

Estación


El vacío me bordea como una pileta de gelatina de la que no puedo emerger.
Busco los ojos que podrían acompañarme, los soles que evitarían la noche, el perfume que desvestiría mi piel y no hay nada más que palabras palabras palabras palabras palabras...
Me cansé de hablar.
Hay ecos de tormentas pretéritas en el aire.
Hay humedades que huelen a lodo y trementina.
Hay papeles ajados de tanto tiempo sin resolver.
Y yo estornudo como si fuera una mariposa enferma de tanto afán de volar.
Sin cauce los ríos se desbordan e inundan la pradera hasta hacerla morir.
Voy a decirlo suavecito para que puedas comprenderlo: el tren se fue y vos... vos te quedaste en la estación.
Si te estirás un poco -no demasiado- me verás diciéndote adiós desde el vagón.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...