sábado, 12 de septiembre de 2009

Jeanne d'Arc


Saint-Rémy-de-Provence

Usada
Quemada
Santificada
Convertida en patrona de Francia,
Juana llora en Saint-Rémy.
Hace tanto calor à midi.
Y el aire huele a olivas pudriéndose en capas sucesivas.
Juana, si la guerra hubiera sido cosa de mujeres
nos habríamos enfrentado hilando tapices infinitos de batallas donde ninguna
fuera usada
quemada
santificada
convertida en patrona de Francia.
Qué calor, piensa Juana y recuerda la hoguera en Saint-Rémy à midi
y todas las iglesias donde en julio su estatua suda sangre carbonizada.
Juana podría haber sido otra mujer de haber nacido unos siglos después:
un médico austríaco hubiera diagnosticado esquizofrenia y la habría encerrado en un hospital de paredes altas altísimas mientras él se habría dedicado a escribir "El caso de Juana D." con el que se hubiera hecho famoso
mientras la pobre loca -sí, Juana-
también
habría sido usada
quemada subliminalmente
santificada en nombre del psicoanálisis
y convertida en patrona de todo diván palermitano.
Oh, Dios, ¿por qué te empeñás en no dejarnos ser de una buena vez?
¿Por qué?, repito mientras vos, varón al fin,  te morís de risa desde arriba
y Juana arde en la hoguera
y adorna la iglesía de Saint-Rémy à midi.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como Juana vos habrías sido carbonizada en el siglo XV, de haber nacido en Francia; pero si hubieras nacido, para la misma época, en Italia, habrías sido Simonetta y Boticelli te habría pintado emergiendo del mar con colores azulados.
Desde Bologna te escribo leyéndote todos los mediodías en este verano universitario que empieza a terminar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...