Le palais des Papes


Avignon
Palais des Papes


Adentro.
Afuera.
Y una rendija por donde sólo pasa la mirada como un lazo de luz para corporificar el mundo.
Adentro, los Papas se paseaban por inmensos salones que nunca hubieran podido ser recorridos en su totalidad por los pasos de un hombre.
Y afuera la ciudad era un laberinto de tenderos, panaderos, costureras, niños...
Dicen que las cosas nacen cuando las pupilas las alumbran.
Sólo nace el objeto en el sujeto que lo observa.
Los Papas veían el mundo con forma de cruz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes