viernes, 18 de septiembre de 2009

Los que están lejos

Lejos, muy lejos, están las personas que más quiero. A veces me cuesta recordar con precisión sus rostros o su voz.
¿Cómo son los cabellos de Lucía, esa hija que me dejó el amor que se deshizo?
¿Cuán claros son los ojos de Mónica que fue madre tres veces sin que yo pudiera ir a verla al hospital?
¿Cómo es la voz de Luca siete meses después?
¿Seguirá Maïa llorando como aquel miércoles en Saint-Charles o sus lágrimas tendrán ahora otro color?
¿Qué estará leyendo en estos días Lou Gallard?
¿Pensará mi hermano Mariano esta noche en mí?
¿Hará mañana Vanessa la tarte Tatin que hizo ese día para mí?
¿Olga seguirá desayunando esas tostadas con aceite y tomate rallado?
¿Qué me diría África, su madre, si me tirara las cartas dos meses después?
¿Todavía le temerá al mar Miranda o ya se atreverá a nadar?
¿Recordará mi hermano Pablo la bebida rosada que me dio a probar en el cour Julien?
A todos ellos los extraño los necesito los reclamo los requiero,
A todos ellos desearía volver a verlos y abrazarlos .
Con todos ellos querría atravesar los días las tardes las mañanas las horas extensas en la nada.
A todos ellos que, de una u otra manera, están cerca de algún mar.
Pero a mi padre, más que a ningún otro, desearía volver a besar; pero él está tan lejos que ya nunca más lo voy a poder alcanzar.

1 comentario:

Lucía Elisavetsky Campos dijo...

Te adoro, Jujuli de mi alma. Y te extraño muchísimo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...