viernes, 18 de septiembre de 2009

Mariano Pinasco


Mariano cumple 46 años. Hace siete meses que no lo veo porque vive lejos y no me he desplazado hacia su casa. Siempre hemos tenido una relación dificultosa: hecha con pocas palabras que cuesta sacar. Mariano es parco, lejano, erizado ante mis tímidas demostraciones de amor. Pero es un tipo bueno -con absoluta certeza, mucho más que yo-. No le ha de ser fácil vivir a mi hermano; pero no comparte conmigo sus dolores y penas. Hemos tenido años de infinita distancia y sus hijos han sido puentes que nos permitieron volver a hablar. A mí me gustaría que mi hermano supiera que lo quiero, que me gustaría acompañarlo en sus penas, que querría que descansara en mi hombro el corazón que a veces tanto le debe doler.

1 comentario:

Mónica Volonteri dijo...

Juli, el pelado está, más viejo pero igualito a sí mismo. Sigue siendo el pelado.
Moni

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...