viernes, 18 de septiembre de 2009

No juego más

No entiendo la vida así, de esta acéptica manera, de esta forma insípida y escuálida. He puesto miles de piezas en el tablero: de jade, de madera olorosa, de lágrimas y sangre, de peces sempiternos...y se me han ido las ganas de jugar. Mi cuerpo tiene fiebre en esta noche de septiembre y tiembla de tristeza bajo la luna que llueve polvo pálido. No puedo mirar alrededor sin ver otra cosa que vacío y ausencias que se acumulan en mi historia como cuchillos helados sobre mi piel escarchada. No alcanza con jugar así. Yo no sé hacer las cosas de otra manera que involucrada hasta la médula y dejándome arrastrar por el viento que sopla desde el río y amenaza con llevarme a volar. Nadie comprende lo que tengo de pájaro, de liana, de enredadera copiosa. Nadie entiende que el miedo me viene de tanto sentir y me quedo detenida debajo de la lluvia sin poder hablar. Ese es mi mal: no poder hablar. Nada que no se cure con una buena caja de pañuelos y una taza de té con miel y limón. Debo aprender a olvidar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...