Nostos (regreso)

Cuentan que Odiseo divisó Ítaca y, desde lejos, empezó a llorar. Todos pensaron que lo sacudía la emoción de regresar. Sólo él sabía que sus lágrimas se debían a la pena que sentiría cuando comenzara a cotejar su recuerdo con la realidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes