viernes, 18 de septiembre de 2009

Soluciones

A saber:
Una taza de sopa de zapallo.
Unas cajas de lencería en papel de seda.
Un frasco de perfume Valentino o Dior.
Una crema avec des étincelles que me regaló Manette.
Una vieja charla suspendida.
Un libro.
Una libreta y una estilográfica.
Una estufa prendida.
Unas sábanas limpias.
Una almohada mullida.
Una siesta perfecta.
Un hada con las alas celeste nube.
Un hijo que regresa.
Un recuerdo que se ata entre cintas de raso azul.
Un padre que me falta.
Un llanto que comienza a salir.
Una casa que quiere regresar a su orden.
Un viaje que termina.
Una vida que debe comenzar a rodar.
Nada tan simple.
Nada tan bueno.
Nada tan así.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...