miércoles, 9 de septiembre de 2009

Tus manos

Entre tus manos de hombre hay un espacio azul en el que bailo, mínima y desnuda, envuelta en una gasa que flota como espuma de jazmines pequeños. Entre tus dedos me deslizo como si fueran senderos que se abren en mi piel para aspirar mi aroma. Nada más me ofrecés que tus manos, que tus dedos y entre ellos yo armo un universo donde suena una música antigua y olvidada y yo giro desde la punta de mis cabellos hacia mi nuca desvestida a besos, bajando en remolinos por mi espalda y mis brazos hilados en madejas de algodonales tibios hacia mi cadera de cuenco y mis piernas de tormenta perdida. Y tu boca me sopla un hálito de fuego para encender mi danza que no tiene comienzo y es sólo un giro de aire tornasolado entre tus palmas, junto a tus yemas que coronan un hueco de luces bamboleantes. Al cabo me adormezco hecha un brevísimo ovillo porque te quiero tanto que tan sólo tus dedos y tus manos me protegen del silencio densísimo de la noche en que dormimos lejos acunados por el deseo de un domingo nocturno y abrazos y caricias y regalos perfectos.

1 comentario:

Lucía Elisavetsky Campos dijo...

Tesssstraño muchísisimomucho!
te amo, jujuli.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...