sábado, 17 de octubre de 2009

Lluvia


Dice Mariano que llueve y yo me dejo resbalar mojada para beber el agua que cae y me humedece la piel hasta desdibujar mis felices contornos. Y el sol arriba se pregunta cómo es posible que me empape y llueva así de nada y todo, de poco y mucho, de blanco y negro, de frío y caliente...pero llueve y la boca se me anega de agua colorida, de perfume marino, de vientos de montañas y mariposas violetas que nacen atrás de mis rodillas, en mis hombros y se enredan en vuelo a través de los ojos que él tiene de color vespertino para aletear unos segundos cuando se ríe con la risa primera que abrió las puertas de mi corazón clausurado. Dice Mariano que llueve y yo me dejo estar debajo de su tormenta de palabras, de caricias, de su lluvia de besos; y me dejo llevar al resguardo de sus brazos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...