martes, 6 de octubre de 2009

Numquam

Arrojo las cartas por el aire.
Hay que volver a barajar.
Después me hundiré en una bañera de burbujas hasta flotar.
Y cuando estallen las pompas en mi piel,
y cuando huela a limones y rosas,
y cuando toallas blancas me quiten la humedad
diré que ha sido una historia incoherente;
que, a ciencia cierta, no supe lo que hacía
y que, bueno, ya está bien.
Hablo de cosas que yo sola comprendo,
hablo de pétalos que quedaron muertos en la superficie jabonosa del agua,
hablo de tiempos que se duermen,
hablo de palabras que son sólo ahora para mí.
Compréndeme:
no hay mucho más que yo pueda pensar.
No es temporada de cerezas todavía
y las perdices huimos en la puesta del sol.
Que se confirmen todos los fantasmas imposibles.
Ha ocurrido una fatalidad:
fatum vacuum, ego dico numquam.

1 comentario:

67daniel dijo...

Un fuerte abrazo desde Brighton, Reino Unido.

Espero que podamos seguirnos mútuamente.

Paz y creatividad.

Daniel Yáñez González-Irún, un fantasma... visible.

P.D. Gracias por la invitación desde Facebook.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...