lunes, 19 de octubre de 2009

Pajaritos

Esta noche, los pájaritos de tu boca devoraban las semillas doradas de mi vientre. Yo los vi tan solos, tan hambrientos que les hice un nido tibio en mi pecho y se durmieron acunados por el latido de mi sangre mientras tus manos me desvestían por no dejarlos solos. Y los pajaritos -húmedos y tiritantes- se despertaron de su dormir, creyeron que había salido el sol y se pusieron a cantar como tímidos pajaritos, felices como agua para sus abluciones matinales mientras vos y yo, olvidados de todo y por todos, nos recorríamos por antiguos senderos de montaña con la avidez de los árboles altos por el cielo. Y los pajaritos se sumergían en nuestras sábanas para hacernos reír.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...