martes, 20 de octubre de 2009

Pandora


Tengo una caja llena de secretos. Algunos son antiguos como el tiempo; otros nacieron ayer apenas. Hay unos de colores violentísimos; otros no llegan ni a pasteles tímidos. Unos huelen a selvas y animales húmedos debajo de una tormenta; otros tienen perfume a alas y pétalos volando. Es una caja mía, la abro sola tan sola que aún de mí me guardo en eso. Nadie la ha visto, nadie la ve. Y hoy, cuando entreabrí la tapa, tus ojos vespertinos dormían en su interior tapados por las lágrimas que lloré aquella tarde y las sonrisas que estrené hace tiempo, entre mis relatos de infancia y mis tibiezas de domingo de siesta. Cerré suave la tapa para no despertarte. Yo era como Pandora: protegía la esperanza.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...