Secreto

Él le había inventado un nombre: uno que no sabía nadie, excepto ella y él.
Con ese nombre,
ella se dejaba amar
y luego se ovillaba junto a él
y dormía a resguardo de todos los fantasmas y tormentos.
Y cuando el sol subía por los vidrios poblados de enredaderas,
ella se ponía su nombre de siempre
y salía
a repartirse entre los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta

Las gallinas con cuernos