Sentidos


Me decís que huelo a caramelo, pero no al de los kioscos sino al que se hace con azúcar sobre el fuego; que mis pliegues tienen perfume a limón verde; que mis ojos son praderas de musgos. Me decís que sé a montañas y agua que se viene cayendo desde el cielo; que en mis cabellos llueve el sol cada mañana y que mi piel tiene suavidades de médano. Me decís que soy extensa como lavandas vueltas en el viento y que en mi boca cantan profundas avenidas; que no tengo brazos sino alas, que mis piernas son lianas que se enredan. Me decís que en mi vientre se puede beber vino y en mis caderas se abraza una tarde de siesta. Me decís que mi espalda está llena de colores pasteles y en mis tobillos danzan cintas de seda. Me decís que mis manos son pequeñas , que mi cuello es larguísimo y mis lóbulos, botones diminutos y rosados. Me decís que te hable porque mi voz se vuelve felinamente ronca, que me deje caer en tu abrazo de hombre. Me decís que soy bella y me inventás mil nombres.
¡A cuántas les dirás las mismas cosas en este exacto instante!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Por Dios, qué linda sos.
Alberto

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes