jueves, 12 de noviembre de 2009

Anécdota escolar LXXXV: Hay que sobarse más...

(La profesora está parada en la puerta del aula esperando para entrar. El preceptor indica que se pongan de pie y dejen de hablar. Lentamente, se van organizando todos, excepto dos alumnas que, tomadas de la mano, conversan como si no hubiera ninguna otra cosa en el universo. La profesora las mira sin que ellas registren la situación por lo que decide entrar)
Profesora: Buenos días.
Alumnos (A coro): Buenos días.
Profesora: Siéntense. Ustedes dos (Señala a las alumnas que torpemente se han puesto de pie), vayan afuera...
Alumna 1: No, no, no...
Profesora: Chicas, ustedes tienen ganas de hablar; yo quiero dar clase. Vayan afuera y cada cual es feliz. (Salen no muy enojadas que digamos. La profesora se sienta a firmar el libro de temas)
Alumno 2 (Desde el fondo): ¿Por qué las sacás?
Profesora: Por sobarse.
Alumno 3: ¿Sobarse? ¿Qué quiere decir?
Profesora (Cerrando el libro): Tocar mucho alguna cosa hasta volverla muy blandita.
(Risas generales)
Alumno 4 (Mientras la profesora busca las tizas): Juli, vení y mirale el cráneo a Tomás. Tiene una cosa rara.
Profesora: Rara o no...dejá de sobarle la cabeza.
Alumna 5: Es que se nos salen las homonas por los ojos.
Profesora: Traten de mantenerlas en el torrente sanguíneo y...¡dejen de sobarse! Empecemos a analizar los pronombres y ¡basta!
Alumno 6: ¿Y puedo ir a computación y decirle a la profesora: "Señora profesora, por favor, no me sobe más y sobe el mousse"?
Profesora: Claro, absolutamente correcto. Y cualquier cosa le explicás que he sido yo la culpable de este incremento de tu vocabulario.
Alumno 7: Tratá de que no te sobe el mousse.
(Los alumnos empiezan a jugar con mil variables de uso del verbo sobar en situaciones escolares mientras se van acercando al escritorio a que la profesora les corrija una aburrísima tarea de reconocimiento, clasificación y análisis de pronombres. Al observar que el cuarto alumno de la fila no puede reconocer el referente, la profesora dedice parar la ejercitación y explicar al grupo el procedimiento. Para eso, apoya su mano derecha en el hombro del alumno para que le deje lugar y levantarse...)
Alumno 8: ¡Che, Juli, pará! ¡NO ME SOBES EL HOMBRO!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...