sábado, 16 de enero de 2010

Lluvia

Ahora llueve.
Yo estoy acá,
en la ventana de mi cuarto que da a un patio rebosante de plantas verdes.
El agua se evapora al rozar las baldosas calientes
y el ventilador, detrás de mí, mueve el aire pesado de este enero.
Llueve.
Vos estás allá,
en tu cama de un hotel de Sao Paulo,
donde llovió el jueves a la noche
después que volviste de cenar.
Qué milagro la lluvia,
mensajera de aromas distantes,
cocinera de nostalgias infinitas,
costurera de tactos imposibles,
niñera de texturas espaciosas.
La oigo caer sobre mi patio:
me dice cuán pronto regresarás.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...