Novedades

Al borde de la desolación: la vida de los otros es de otros. El miedo es una masa pegajosa adherida a cada centímetro de mi piel. Nada puedo hacer más que sentarme a mirar cómo se desenvuelve un infierno conocido. La calle es una boca que se traga mis esperanzas. No podré soportar otra agonía. Sólo deseo dormir hasta que cese el mundo y fingir porque ya no hay más palabras en que confiar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta

Las gallinas con cuernos