Como un haiku 6

Cuando tu propia sangre dice que no
Cuando tu propia carne está a kilómetros de vos
el mundo es un lugar hostil para habitar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta

Las gallinas con cuernos