El juego de la oca

En esta madrugada de calor cae una lluvia que trae humedades impensables y el aire se llena de líquenes y musgos. Estoy frente a un tablero que tiene dibujadas casillas de colores: verde mar, azul cielo, amarillo meseta, rojo óxido, negro tormenta, blanco viento. Tengo en la mano dos dados pequeñitos y los tiro para verlos rodar sobre la mesa...avanzo una casilla. Vuelven a caer y retrocedo cuatro. Otra vez y debo esperar un turno. Otra y sale "mirá vos...": vuelvo al comienzo. Definitivamente, no logro comprender las reglas de este juego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta

Las gallinas con cuernos