domingo, 21 de febrero de 2010

Marcos de referencia en el análisis discursivo.

Alguien dice que sus gestos deben ser leídos dentro de un marco de referencia "A". Su interlocutor observa que algo falla cuando los hechos intentan ajustarse a ese marco "A" y pregunta si no sería posible interpretarlos dentro del marco "B" más acorde para su comprensión. No, dice el primero, es "A". Pasan los días y el interlocutor no puede seguir asignándole a los hechos el marco de referencia propuesto por el enunciador inicial. ¿No será "B"?, repite. No, es "A". Y entonces el interlocutor se angustia, se entristece y enloquece irremediablemente porque los hechos ni ahí se explican con "A". Decididamente, dice, no puedo ver el noticiero en clave de película de capa y espada, manda al enunciador al carajo por poco preciso y se alquila "Los tres mosqueteros" para ser feliz de una buena vez.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...