jueves, 18 de marzo de 2010

Aljibe

¿Se habría debatido al morir o lo habría hecho con calma? ¿Lo habría aceptado con actitud imponente como el paciente inglés? ¿Lo habría cuidado algún desconocido? ¿Se habría acercado a su muerte con la misma sensación de quien asiste a un accidente? ¿O con furia para resistir? Después de todo lo que a ella le había sucedido sólo le quedaba escribir. No podía soportar la idea de hablar con otros de la muerte de Patrick ni la de aceptar siquiera su evidencia.
Michael Ondaatje, El paciente inglés.


Te habrá rozado con sus dedos de hada y habrás dicho que sí.
Tu alma era una barca que deseaba viajar
y ella te habrá tentado con territorio ignotos,
islas desconocidas,
montañas de cuarzo azul,
bosques petrificados donde los fósiles crecieran en matorrales
y ríos de aguas cristalinas en que mojar tus pies.
Le habrá hablado a tu cromosoma "Y" para que huyeras en el lomo atercipelado de un caballo hacia praderas de trigos amarillos
y el viento, siempre el viento, susurrante en tu oído virginal.
Te habrá tentado con historias imposibles ,
secretos escondidos en el vientre endurecido de las piedras
descubrimientos de líquidos y aceites milagrosos
y en tus pupilas de colores cambiantes el deseo se habrá tornado una materia incadescente y roja.
Después, cuando yo entré, y te vi con el rostro girado hacia la puerta e inmerso en tubos blancos y esa doctora me invitó a entrar, ella ya estaba sentada en tu lecho y miraba mis ojos sorprendidos y verdes.
No tuve nada para ofrecerte que pudiera opacar sus regalos.
¿Qué podía yo hacer si a duras penas tengo un par de palabras, una boca que amabas, un XX que traía perfumes, sistemas y caricias?
¡Qué poco era ante la oferta infinita que te hizo la Muerte!
Nada había en mis manos esa noche que pudieras querer.
Y te fuiste, y me dejaste el corazón como un piedra negra cayendo en el hueco de un aljibe donde el agua es pozo de silencio y yo grito a nadie que te traiga, que vuelvas a mis brazos, que yo también tengo tus piedras, tus últimas palabras, tus recientes imágenes, papeles que me fuiste escribiendo, dibujos que me hiciste, collares de colores, tazas, cuadernos.
Pero la piedra cae en un hueco sin fin.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...