lunes, 22 de marzo de 2010

Barriletes en el aire


Una vez, en el mes de noviembre pasado, no recuerdo en qué circunstancia, hablábamos sobre lo bueno y acompañante que era tener nuestro "Libro de las horas", ese blog en el que vos y yo nos escribíamos varias veces en el día. Y yo te dije que sentía que el blog era un barrilete.
"¿Cómo?", me preguntaste.
Claro, abro la computadora pensando que vos dejaste un barrilete volando en el cielo y atado a algún palito para que yo lo desate y lo remonte un rato para dejártelo atado en el mismo u otro palito. Y vos entrás, lo remontás un rato y allá va el barrilete de nuestra proximidad tan próxima... (redundancia de tu autoría exclusiva)
"¡Qué lindo barrilete el nuestro!", me dijiste riéndote.
Esa tarde yo te subí un dibujito de un barrilete en una nube de letras que te gustó.
Ahora voy por ahí con el barrilete atado a mi muñeca; pero no todos lo pueden ver.
Yo sé que cuando se agita un poco es que vos estás soplando para que vuele más.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...