lunes, 29 de marzo de 2010

Eamus ad durmiendum, cor meus

Vayamos para dormir, corazón mío.
Para ir durmiéndonos uno en el abrazo del otro y los dos.
Vayámonos yendo que el día acaba y no tengamos frío a esta hora
porque en tu brazo sale el sol que se pone en mi cuello.
Eamus ad durmiendum, cor meus, atque ad amandum.
Per secula seculorum sic.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...