viernes, 26 de marzo de 2010

El retacito de mi memoria


Todos se parecen, pero Benito Ayala sabe que cada uno va a cruzar el río con un costal de recuerdos diferentes, una mochila invisible en la que sólo cabe la memoria particular de cada uno de ellos.
Carlos Fuentes

Hay cientos de memorias.
Todas brillan como retacitos de vidrio en la luz.
Tin tin hacen cuando el viento las sopla y atraviesa.
Tin tin y parecen danzar.
Y cada cual oye lo que desea oír.
Y recuerda lo que guarda su cántaro a la hora profunda de beber.
Todo lo que dijiste está adentro mío
y sólo era una parte de vos.
En medio de mi pecho resuena un astro rojo,
una estrella de ritmo enloquecido
donde hace tiempo te empeñás en quedar.
No hay jaulas que sujeten tu memoria:
ella sabe volar.
Un retazo lo cose cada uno y siempre quedan hilos sin anudar.
Yo bordo mi pedazo:
un sol, una meseta seca, la orilla de mil mares, palabras y caricias, flores de tilo cayendo sin cesar, una charla de noche en una arena amiga, pinturitas y cenas, libros en los que siempre conversaremos, fotos, dibujos, besos y sábanas, terrazas con olivos, siestas extensas de veranos inquietos, bibliotecas en orden presuroso, mapas, pasajes, cuadernos y debates, una vieja panadería en la ruta y la lluvia mojando las magnolias en Sevigné...
Qué lindo es mi bordadito.
Más lindo todavía cuando se junta con todos los demás.

Para todos ustedes que me cuidan tanto.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...