domingo, 7 de marzo de 2010

Hay algo tuyo que es mío solamente


(El Faro. Diciembre 2009. Fotografía de Mariano Levin)

Los días podrán hacerse y deshacerse.
Podrán los terremotos tragarse ciudades de inconcebibles nombres.
Los mares se agitarán con sus lenguas monstruosas de sales para borrar balnearios.
Caerán huracanes con sus orlas de viento sobre las torres de cristal en el cielo.
Gritarán los humanos, se espantarán los peces.
Vomitará la tierra su horror de lava y fuego comprimido.
Tendrá otra crisis y otra el capitalismo mientras mastica pobres.
Caerán los gobiernos electos, se morirán los reyes, los pueblos creerán derrotar dictaduras.
Los médicos horadarán los cuerpos sin poder aliviarlos.
Los escritores publicarán libros donde la gente deseará reflejarse.
Desbordarán los ríos y los aludes borrarán las calles y los sueños.
Y yo estaré diciendo cada mañana nueva
que hay algo tuyo que es mío solamente,
que el amor es ceniza en mi cuerpo que sigue siendo tuyo,
que mis poros se llenan con tus yemas,
que tu saliva se desborda en mi boca,
que mis palabras te llaman por el borde donde estás descansando:
Yo soy Alicia y vos, desde ese muro, me decís que el lenguaje dice lo que uno quiere que diga.
Y a través del espejo pongo mi mano hecha de vocales azules y toco las letras de tu nombre que es mío
y no hay muerte que pueda sacarte de mi alma
donde tenés un hueco tibio donde dormir todo el tiempo que tarde en llegar a encontrarte
y vos me beses diciéndome qué linda boca, Juls,
y yo tendré el vestido negro que dejarás a un costado
porque hay algo tuyo, Mariano, que es mío solamente para siempre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...