jueves, 25 de marzo de 2010

Pasaje de vuelta



Hay una cinta interminable de peces que me bordean con burbujas azules en las que me querría escapar para no ver la ausencia en que cada mañana me despierto y me encuentro.
Si pudiera, te regalaría un pasaje para que vuelvas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Soy un argentino que vive hace muchos años en Varsovia.
No tengo el placer de conocerte, pero te conozco quizá más que si te hubiera conocido.
No conocí a Mariano Levin, pero has tenido la generosidad de hacérmelo conocer y de que yo lo quisiera y lamentara su muerte como si fuera un ser querido para mí.
Y pienso que esa es la felcidad que tienen los que escriben: sus palabras crecen en los corazones de sus lectores y los hacen próximos y eternos.
Desgraciadamente, no hay paajes de vuelta para volver de la muerte, querida mía, pero quiero decirte que tu Mariano no necesita ningún pasaje de vuelta porque jamás se fue de vos.
Tal vez no te des cuenta, pero él está en cada cosa que decís.
Te repito que no lo conocí, pero qué premio ha tenido con tu amor.
A veces, desde esta fría ciudad, siento un poco de envidia.
Te abrazo.
Eduardo Durek
(Y ya sabes, cuando quieras unos mates polacos, mi familia y yo te los cebamos...)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...