miércoles, 24 de marzo de 2010

Pienso en tu tilo


Tengo cierta tendencia discursiva, cierto rasgo de estilo que me lleva a usar intercambiablemente los verbos pensar/sentir. Digo "yo siento" cuando enuncio una idea y "yo pienso" para hablar de emociones.
Quizá esto se deba a que, a ciencia cierta, creo que no hay mejor pensamiento que el que se empuja con impulsos de sangre ni sentimiento que no sea más hondo que el que resistió el neuronal cedazo.
Quizá por eso te gustaba verme bailar bajo tu tilo y oirme parlotear en mi cocina.
Quizá por eso me gustaba acunarte y escuchar desgranarte en palabras.
Antes o después del amor yo pensaba y un huracán de tibieza infinita embarcaba mi alma para llevarla a navegar por tu mar de titilantes sombras donde brillaban piedras y estrellas y delicados erizos de carne transparente.
Vos ovillabas tu boca en el hueco de mis clavículas y descendías bajito a perfumarte en mi pecho.
Ahora siento que mi mano te muestra a quienes deseen ver de qué claros colores se teñían tus brazos.
La muerte te ha dejado lejano pero yo pienso en el ruido de tu tierra en mi espalda de agua y todo se hace fácil, se hace liviano y vuela como las flores de tilo que caían si yo bailaba en el halo de luz de tu mirada.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...