viernes, 19 de marzo de 2010

Una historia de amor

Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que, la primera noche en que me amó, en vez de dormirse, me sirvió un vaso de vino e hizo que yo oyera al poeta mexicano Jaime Sabines.Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que esa noche, después de haberme amado, tendió la mesa y dejó que el poeta me penetrara en los oídos y en el alma. Y yo lloraba con el rostro entre sus manos.
Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que me tendió una red infinita de palabras en la que yo caí rozando con mis dedos sus vocablos y, letra a letra, me fue atando al matiz de su voz susurrada.

Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que no me miraba los ojos sino la boca y subía a mis labios con su río de tinta subterráneo para sacar a mordiscones mi léxico escondido.
Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que escondía el sol en mis clavículas y despuntaba un mar en el revés de mis rodillas, y me hacía dormir en sus brazos, y me acunaba para que yo me hiciera blanda.
Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que decía que era biólogo, pero mentía; porque era poeta. 
Esta es la historia de cómo me enamoré de un hombre que me regaló palabras escritas en mi cuerpo de pájaro, pero un día se fue y me dejó una cartografía en el corazón y en el alma, y yo navego sus costas, sus islas, sus fiordos escarpados, sus desiertos. Hubo humo y pantanos y ramas de tilo y ahora hay una espera que silba como tierra en el viento.
Dice Roland Barthes que leemos para saber que no estamos solos.
Yo escribo para saber que no te fuiste.


Amor mío, mi amor, amor hallado

de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

(Jaime Sabines)


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...