Viento hablador

Amontono vocales redondas con mi letra de tinta negra y entre ellas, delante y detrás sujeto sus vueltas en consonantes cortantes y ligeras; agrego tildes largas como ramas de álamos y dejo que pase el viento entre mis letras; que las desparrame y las junte; que sea él quien vaya formando las palabras y vuelva a soplar para volver a deformar y formar. Las palabras que el viento me coloca en las manos salen todas de vos: yo solo las voy atando para que otros las puedan disfrutar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes