domingo, 25 de abril de 2010

Caída frágil

Sos capaz de arrojarte de un piso cien para que me coloque abajo y ataje la caída; pero, tenés que ir sabiendo, que no retengo el calcio, que mis huesos están cada día más frágiles y para qué vamos a hablar del corazón -el metafórico- que ese ya está casi hecho polvo. Así que deberías empezar a pensar en otra forma de invocar mi colaboración en tu rescate o aprender a nadar en medio de tus miedos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...