lunes, 19 de abril de 2010

Cincuenta días sin hablar


En tu mundo de muerto, ¿qué cosa habrá que no sea silencio?
¿Dónde estarán ahí tus palabras de colores que volaban como pájaros en busca de las migas que yo les daba?
¿Dónde se esconderán tus superlativos que brillaban en las oraciones como piedras al borde de las aguas?
¿Qué será de tus pronombres, solitarios debajo de la lluvia sin nadie a quien llamar?
¿Por dónde se moverán tus verbos sujetos a tu pequeño cántaro de huesos blancos que no cesa de sacudirse como una calaca adornada con puntos y comas?
Y tus sustantivos ¿qué mundo traerán que no sea la tierra húmeda en que las semillas duermen hasta la primavera y mucho tiempo más?
Te moriste y hace cincuenta días que yo no tengo con quién hablar.
En esto consiste haber quedado sola de vos y para siempre.
Así era perderte en el río de las palabras con las que me inundabas cada día al volver.
No hay nada que pueda repetirse: el habla es una cinta que me envuelve con sus inéditos círculos de vocablos que aparecen y se van.
Yo estoy acá; vos estás en un traje vacío y las palabras no tiene ya donde anidar.

1 comentario:

Silvia dijo...

50 días sin hablar.......
y vos como estás????
María Silvia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...