jueves, 8 de abril de 2010

El don

A lo largo de las murallas de la ciudad, dicen que los dioses me han ortorgado el don de la palabra.
Debo ser Orfeo con el rostro ya vuelto hacia Eurídice porque no consigo hacerte regresar.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Julieta, no nos conocemos, descubrí tus blogs accidentalmente y por suerte para mí. Te sigo y leo todos los días desde hace un mes y unos pocos días. Te imaginarás desde cuando... Conozco a Esteban en lo profesional.
Me encanta todo lo que escribís, los dibujos, las pinturas, las fotos, todo. Soy docente no en ejercicio, pero a través de tus escritos noto que llevas la docencia dentro de tus venas. Increible lo que transmitís. Emociona todo el amor que tenés y das a través de tus relatos.
Espero puedas seguir dándolo. Comprendo el momento por el cual estas pasando. Dolorosisiiimooo!!! Pero creo que tu destino era (y no es para consolarte) acompañarlo en esa recta final de su vida, haciendolo bailar, reír, enonjándolo con tus planteos, alegrando sus días, sus noches, sus comidas, sus viajes, y aliviando porque no, su muerte.
Y para que puedas sonreir un poco dentro de esa tristeza en la cual estas sumergida, y como veo que sos muy obsesiva y detallista en todo, como yo, quería decirte que el lago que mencionas en la foto se escribe Musters, lo googlee para ver exactamente donde quedaba (ya que estuve en Chubut este verano pero llegue a Playa Unión) y es así como se escribe. Espero no ofenderte con la corrección, pero creo que sabrás comprender porque lo hago.
Te doy desde mi pequeño lugar un abrazo de osa (a veces tan necesario) y un beso de mariposa (que tanto te gustan).
MONICA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...