jueves, 22 de abril de 2010

Hueco vacío

Tiembla el aire alrededor del sitio donde crece tu nombre.
Voy y vengo ocupándome en suturar mis heridas, pero no puedo apartarte de mi memoria.
Tienen las cosas la pátina suave de tu presencia convertida en vacío.
Todavía me pregunto cómo es que ha sucedido tu muerte, así como el vuelo de un pájaro en la sombra.
No puedo contestarme con palabras que sepan a consuelo, y, sin embargo, vivo: es decir, me levanto, trabajo, escribo, viajo, duermo; pero todo es un hueco de donde falta el aire que alimenta la sangre.
Bebo en un cántaro que tiene un hueco por donde pierde el agua y me quedo con sed que no tiene principio.
Los párpados se pliegan y despliegan a esa nada que antes llamábamos el mundo,

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...