sábado, 10 de abril de 2010

Un savon royale


"En esta casa se acaban los jabones como si fueran caramelos", dijiste enojado.
Y yo abrí mi cajita secreta y, al día siguiente, te llevé cinco jabones de "Le petit marseillais": uno blanco de lait, uno amarillo de vervein citron, otro lila de lavande, uno verdecito a l´huile d'amande douce y uno anaranjado a la fleur d'oranger.
Me miraste con ojos asombrados.
"¿Y esto?"
Hasta donde yo sé recibe el nombre de jabón.
"Ya sé...pero, ¿de dónde salió?
¿De Marsella? Viaje, hermano, jabones famosos de la Provenza...
Los oliste uno por uno.
"¡Qué maravilla! Los vamos a usar para bañarnos..."
Me reí como si hubiera otro uso posible para el jabón
Y, generosa, saqué la prenda mayor: le savon brut fabrication à l'ancienne...600 gr de un véritable savon, de origen vegetal y sin grasas animales en su fabricación. Un cubo 72% de aceites de oliva y palma.
"Le roi des savons!!!"
Oui, dije yo y recordé a mi hermano y Manette, Un savon royale!
Olimos a Mediterráneo esa noche al acostarnos en Ciudad de la Paz.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...