Lluvia

Llueve
a veces suavemente
a veces con la furia de un tambor.
Acá, bajo el alero seguro de mi casa, recuerdo en la tierra que te cubre y pienso en tu mojada soledad de muertito y deseo que las semillas de mi amor te hagan un techito para que no te ahogue toda el agua que cae y tengas pajaritos con quienes conversar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes