martes, 6 de abril de 2010

Los dos

Éramos dos: cuatro ojos, dos corazones, dos bocas, cuatro manos.
Yo sigo acá. Vos ya no estás.
Al lado de tu muerte yo debo seguir ahora con mi vida: segundo por segundo, noche a noche.
Debo ser yo y todo lo que vos me dejaste.
Tengo que cultivar sin pausa tu memoria para que crezca fértil como un valle lleno de grandes árboles y pájaros de plumas muy azules.
De lo que viene a resultar que yo ya no soy yo porque ando por todas partes llevando una valija con todas las palabras, la música y los besos que me diste.
Cada hora que pasa yo soy los dos y me veo en el espejo, delgada como un lápiz, pero llena de todos los rostros de luz con que vos me habitaste.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...