viernes, 23 de abril de 2010

Los vestiditos

Mis vestiditos cuelgan de sus perchas porque tienen miedo a la soledad.
Sus botones tiritan de frío en el silencio de la tarde sin hallar un ojal.
Las presillas se amontonan en un rincón para sentir calor.
Y los cierres se abren en busca de respuestas a lo que nadie se atreve a preguntar.
Pobres mis vestiditos vacíos en sus perchas de colores,
ya perdieron el fresco perfume del verano pasado,
ya se ajaron sus ruedos de puntillas y cintas que ninguno pudo enlazar.
Los frágiles cuellos, los inútiles canesúes no supieron albergar los corazones.
Nadie le dijo a las mangas cómo hacer para poder volar.
Solos de soledad están mis vestiditos,
arrinconados en sus fundas de lágrimas,
no quieren ni siquiera respirar.
Saben que al próximo verano le faltarán tus manos y ya mismo quieren morir de pena en el fondo de todos los roperos porque no van a tener con quién bailar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...