viernes, 2 de abril de 2010

Sueños 2


El 28 de octubre escribí este texto. (Si cliquean pueden leerlo antes de seguir.)
No sé por qué ese sueño hace días que no se aparta de mi recuerdo: sobre todo tu boca, aplicada en mi omóplato derecho donde tengo tatuadas dos mariposas, diciéndome algo que yo no alcanzo a entender.
Ya en octubre, yo trataba de imaginar qué cosa me habías querido decir. Durante varias semanas te quemé la cabeza preguntando si tenías algo que decirme.
Te reías y me decías "Tantas cosas...tantas".
No, te decía yo, hay algo que vos le dijiste a mis mariposas. Es algo puntual, no es tantas cosas. ¿Qué tenés que decirme?
"Se lo dije a tus mariposas. Preguntales a ellas."
No logré nada.
Al fin y al cabo era un sueño.
Sólo un sueño.
Mucho tiempo después, en el cuento que escribí y mandé a España y con el que gané el premio, hay una frase sobre el personaje masculino que dice:
"La mujer lo miraba fijo. Sin sacarle los ojos. Como queriendo penetrar en su mirada para cazar, vaya usted a saber qué secreto. Porque él, vea lo que le digo, él guardaba un secreto."
Más tarde, cuatro meses exactos después del sueño, supe lo que les habías dicho a mis mariposas en octubre, cuando empezó a dolerte tanto la columna y yo te soñé.
No he dejado de pensar por qué ellas no confiaron en mí.
A ratos siento que sé que mis mariposas y vos habían hecho un pacto en mi sueño: debían volar libres alrededor tuyo alegrándote los días que te quedaban por vivir. Vos habías elegido un final alejado de invasiones médicas y dolores, libre y contento en medio del desierto, la meseta y el mar que tanto amábamos, acariciado tan sólo por el viento, el sol y yo.
Y leo entonces otra frase del cuento:
"-Me olvidaba –exclamó con voz ajena, que no parecía suya sino robada a alguien de pecho mucho más ancho todavía.- Mire si me pasa algo y no regreso. No me gusta dejar deudas…- y se le cayó una carcajada seca y negra como una piedra."

Quizá en el fondo más profundo de mi alma nunca necesité que mis mariposas me dijeran nada porque en mi sueño y en mis palabras yo ya sabía y respetaba tu decisión.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...